TELÉFONO:
968 938 444

Ya hace más de tres años que entró en vigor la nueva normativa, que regula las obligaciones de facturación.

Pero aún así, sigue siendo frecuente encontrar tiendas y comercios que vulneran esta normativa, infringiendo de esta forma la Ley factura simplificada publicada en el BOE de 1 de diciembre de 2012. La Ley especifica y exige a todos los negocios que tengan diferentes tipos de IVA contar con un software informático que genere una factura simplificada con el IVA desglosado. Dentro de este tipo de negocios que mueven diferentes tipos de impuestos sobre el valor añadido se incluyen las farmacias, las peluquerías, los estancos, bares y restaurantes, tiendas y bazares, pequeños supermercados e , incluso, las panaderías(pan y bollería tienen IVA diferentes).

  • ¿Qué debe contener la factura simplificada? Debe incluir algunos detalles básicos como el servicio o el tipo de producto que se comercializa. Los tickets que no incluyen esta descripción no son válidos, como tampoco lo es todo lo que se clasifica como “Varios” en las cajas registradoras antiguas. Por otra parte, si un cliente solicita que se le expida la factura, independientemente del importe, el establecimiento en cuestión debe guardar ésta en su registro de facturas expedidas. Además, la palabra “Ticket” debe desaparecer y, en su lugar, figurar el texto “Factura simplificada“, dentro de una serie diferente resto de facturas.
  • La información que debe aparecer en las facturas simplificadas será:

– Número y, en su caso, serie de la factura. La numeración de las facturas simplificadas dentro de cada serie será correlativa. Se podrán expedir facturas simplificadas mediante series separadas cuando el obligado a su expedición cuente con varios establecimientos desde los que efectúe sus operaciones; cuando el obligado a su expedición realice operaciones de distinta naturaleza; cuando sean expedidas por los destinatarios de las operaciones o por terceros o las facturas rectificativas.

– La fecha de su expedición.

– La fecha en que se hayan efectuado las operaciones que se documentan o en la que, en su caso, se haya recibido el pago anticipado, siempre que se trate de una fecha distinta a la de expedición de la factura.

– Número de Identificación Fiscal, así como el nombre y apellidos, razón o denominación social completa del obligado a su expedición.

– La identificación del tipo de bienes entregados o de servicios prestados.

– Tipo impositivo aplicado y, opcionalmente, también la expresión “IVA incluido” cuando una misma factura comprenda operaciones sujetas a diferentes tipos impositivos del Impuesto sobre el Valor Añadido deberá especificarse por separado, además, la parte de base imponible correspondiente a cada una de las operaciones.

– Contraprestación total.

– En caso de facturas rectificativas, la referencia expresa e inequívoca de la factura rectificada y de las especificaciones que se modifican.

Cuando el destinatario de la operación sea un empresario o profesional y así lo exija, el expedidor de la factura simplificada deberá hacer constar, además, el número de identificación fiscal y el domicilio del destinatario de las operaciones y la cuota tributaria que, en su caso, se repercuta, que deberá consignarse por separado. También deberán hacerse constar los datos anteriores cuando el destinatario de la operación no sea un empresario o profesional pero lo exija para el ejercicio de cualquier derecho de naturaleza tributaria.

  • Requisitos de las nuevas facturas simplificadas

– El formato de papel puede seguir siendo el mismo del antiguo ticket.

– Debe figurar el título: “Factura simplificada”.

– No puede superar el límite de los 3000 euros.

– Se deben desglosar las bases y los tipos de IVA aplicado.

– Para poder desgravar la compra los clientes pueden requerir que aparezcan sus datos: nombre, misma factura simplificada. Podrán reclamarlo en facturas simplificadas de hasta 4 años de antigüedad.

Resumiendo:

Los tickets pasan a llamarse facturas simplificadas y pasan a tener la misma categoría que las facturas de crédito.

– Cuando un cliente nos pida que le hagamos una factura con datos de una compra realizada unos días antes, no se debe abonar una factura simplificada y convertirla en factura de contado. Debemos recuperar la factura simplificada, introducir los datos del cliente y volver a imprimir la misma factura simplificada (antes ticket) con la misma fecha y número y los nuevos datos del cliente.

– Desde el año 2014 todas las facturas acumulan para la declaración del 347, también las simplificadas que tengan un CIF/NIF introducido.

– Esta nueva ley provoca que algunas cajas registradoras pasen a ser obsoletas, así como la necesidad de actualizar los programas informáticos.

Para más información pinche aqui

http://www.boe.es/boe/dias/2012/12/01/pdfs/BOE-A-2012-14696.pdf